domingo, octubre 15, 2006

Cazafantasmas Nacionales

Las posibilidades infinitas que se abren hacia nosotros en cada segundo de existencia, son el sentido último de variabilidad, la unión perfecta del caos y el orden reflejados en el porvenir que nos consume, ya sea bajo el siempre discutido libre albedrío o por senderos ya predeterminados, todo quizás inmerso en algún misterioso “orden universal”. Es por lo tanto la praxis de vida la que nos sumerge en el mar tempestuoso de lo que será o vendrá. Pero… ¿Qué ocurre cuando sentimos que somos llevados violentamente por estas marejadas de futuro?

Hay constantes que afortunadamente parecen ser resabios de sabiduría o quizás son solo coincidencias que en nuestra línea de tiempo han sido numerosas y queremos ver en ellas un orden donde definitivamente no lo hay; para eso no hay una explicación satisfactoria, solo la adecuada (en lo posible) interpretación de hechos. Creo que en la siguiente historia se conjugan diversas facetas del destino, cruzando las líneas del tiempo, desafiando los convencionalismos y hacernos dudar si este universo esta mas equilibrado al orden o al caos.

Como siempre las noches de invierno castigan con indiferencia las calles de Santiago, es por eso que después de estar trabajando todo el día en el muy poco agradable ambiente del laboratorio donde me desempeño, me encontraba presto para huir a mi hogar en espera de el calor familiar y de una buena cena preparada por maternales manos; ya con mi delantal doblado y en la mochila, solo el paso de mi tarjeta magnética con esa foto tan poco agraciada y la leyenda que la acompaña “Fabián Sáez – Tecnólogo Médico” por el reloj de salida me separaba de mi sueño inmediato. El beep anuncio la esperada salida y las puertas abiertas hacia la fría noche capitalina solo eran un breve espacio entre el calor prometido. Lamentablemente a solo tres pasos hacia la oscuridad el maldito aparato empezó con su lamentable sonido, era mi teléfono celular, y en pantalla el nombré de un gran amigo pero a su vez de grandes problemas, con un suspiro mezcla de desencanto y resignación pulse el “OK”; no se porque pero no me sorprendió lo que escuche.

Una hora y media mas tarde, (creo que eran las 21:00 hrs.), me encontraba en el destartalado pero fiel auto de mi compañero… si contara todas las veces que tuvimos que salir a caminar en la madrugada para buscar el combustible que mi tacaño amigo siempre olvida tener en el seco estanque…Rodrigo es un gran tipo, es de esos amigos que no hacen notar su diferencia de edad (es 12 años mayor), y que a la vez te llenan con su experiencia, como si conversaras con un hermano mayor.

El automóvil se perdió en dirección hacia un viejo y conocido sector de Santiago.

1

No puedo dejar pasar la oportunidad de destacar el hecho de que nuestra fuerte y risueña amistad se basaba en el hecho de compartir una visión crítica y minoritaria de la vida, más que al estudio de la temática ufológica, que si bien nos apasionaba para nosotros solo era un “trabajo agradable”. Y bueno, ya que tocamos el tema creo que es necesario contar que con Rodrigo trabajamos en un grupo de estudio del fenómeno OVNI (siempre desde nuestra postura critica e irónica), mi amigo es reconocido como el Presidente de la organización, titulo muy bien ganado ya que es el único que le dedica el 100% de su tiempo a tamaña empresa; el resto solo lo hacemos cuando nuestra realidad y nuestra pasión se enfrentan en un injusto duelo donde la segunda triunfa con la misma facilidad con que el sentimiento le gana a la razón. En el equipo yo las oficiaba de “Director de Investigaciones”, algo así como el regulador de que las investigaciones se enmarcaran lo más posible en un ámbito científico, con el fin de ganar un espacio en las llamadas ciencias “oficiales”.

El tema es que a veces las personas, creyendo que todos los fenómeno inexplicables se pueden meter en un mismo saco, nos hacia llegar algunas experiencias salidas de la imaginaría de una novela de terror urbano. Es en este marco que comienza una de las experiencias más demoledoras de realidad que me a tocado vivir.

2

Debo confesar que el frío y la modorra me tenían con un grado de concentración mínimo, en el trayecto solo recuerdo frases como; “parece que es una casa con una historia anterior…”, y “…conocí a Mónica en la embajada de EEUU”, solo puse atención cuando escuche 2 palabras claves: apariciones y Poltergeist. En un principio me reí fuertemente, luego al ver la seriedad en la cara de Rodrigo, mi risa fue disminuyendo disimuladamente, mal que mal pocas veces se le ve con un rigor tal en el rostro, además me percate que en todo el trayecto el tema preferido de mi colega no había salido a colación, y si mi amigo no habla de mujeres quiere decir que algo grave ocurre.

El antiguo barrio de Santiago centro se cerraba en una densa niebla, las grandes y añosas casonas del sector conformaban una húmeda y fría postal de invierno; en este lúgubre escenario, una buena historia de fantasmas ejercía un narcótico poder sobre nuestra sed de lo inexplicable, solo la confusa y leve sensación de angustia en mi pecho aprisionaba las bromas que en cualquier otra circunstancia habrían sido el plato fuerte de la situación. A duras penas pudimos dar con la numeración de la antigua casa, la iluminación críticamente disminuida por las condiciones ambientales cumplió su objetivo, quizás lo mejor hubiese sido que no encontráramos la casa, lamentablemente la enigmática sincronización del universo, tenia preparada otra historia para nosotros.

Al bajar del automóvil, camine hacia la entrada del lugar, entonces una incomodidad en forma de escalofrió recorrió mi espalda, una confusión de risa, miedo y temor a lo ridículo que todo esto significaba exploto en mi cerebro. Por un segundo me abstraje de la situación y comprendí el origen de mi inquietud; ahí estaba yo, detenido frente a la casa, iluminado por un farol en mi espalda y la casa cerniéndose misteriosa y espectral sobre mi presencia… la escena era idéntica a la secuencia en donde el padre Merrin de la película “El Exorcista” llega al hogar de Reagan, la niña posesa por un maligno espíritu babilónico llamado Pazuzu. Lo fantástico de la situación me obligo a subir mis barreras científicas y criticas, volviendo mi corazón a la calma de un pensamiento racional.

Solo la soledad de la fría noche Santiaguina fue testigo de la entrada de los dos amigos en el lugar.


3

Mónica era una señora con un aura de distinción que pocas veces se ve en nuestro amplio mapa étnico, el cabello ya completamente blanco anunciaba una edad mayor, pero su piel no maltratada por el tiempo la situaban en un agradable limbo etario. Creo que es la edad ideal en que el equilibrio experiencia/madurez conviven en una extraña tregua...lamentablemente y aunque gustoso seria un Dorian Grey de este momentum...la experiencia indica que es solo un breve paso hacia estratos mayores y menos oficiosos de nuestra vida... quizás algún narrador con aires de poeta decadente diría que es solo una ilusión pasajera que observamos al pasar rápidamente desde el tren en movimiento de la (alegorica) vida. Creo justo presumir de mi don de poder observar a las personas en sus gestos, movimientos y palabras que emiten para formar un interesante perfil de ellas; lo que vi en este momento en Mónica fue una mujer culta, reservada, de buenos modales pero decidida... y algo muy importante....siempre mira a los ojos.

Nos recibió fuera de su casa de tres pisos, para entrar tuvo que abrir un ruidoso portón de la entrada para vehículos, luego la puerta del garage hacia un corto pasillo que da a la puerta principal de entrada al lobby (3 puertas, con sus respectivas chapas, llaves, cerrojos en la ultima...toda una burocracia de ingreso. Tome nota mental de esto para referencias futuras)

Como siempre y como lo acordamos desde el primer dia de nuestro trabajo; Rodrigo es el relacionador publico y el encargado de las presentaciones...en estos casos prefiero optar por un bajo perfil y por absorber todo lo que ocurre a mi alrededor , los movimientos, los tics, el análisis mas velado de la situación, siempre con la finalidad de cotejar esa gota de transpiración que recorre la frente del perceptor mientras nos relata su experiencia; gota de transpiración que en conjunción de datos nos sirven como verdaderos detectores de mentiras o de alteraciones de la conciencia que puedan falsear la información. Si lo llevamos a un plano lúdico, diríamos que Rodrigo es el policía bueno que siempre queda bien con todos, y yo juego al policía malo y callado que mira directo a los ojos de la “victima” para provocar ese espasmo involuntario y delator de los parpados que nos ayuden en las primeras conclusiones que a veces son las definitivas para saber si continuamos con el caso o no. Como ustedes ya deben saber el primer análisis fue totalmente negativo para nuestra testigo; es decir, no se pudo establecer ningún grado de invención o actitudes nerviosas o contradicciones que delataran que nos estaban jugando una broma. Hasta ese momento y en lo que a mi concernía estaba todo correcto y debíamos continuar con la siguiente fase. Esto, aunque la intranquilidad que poco a poco nos invadía nos pedía lo contrario.

Continuara....

3 comentarios:

mary dijo...

Me sumergí en el relato, los vi. Conversando, riendo, y subiéndose al viejo pero cumplidor autito.. y mejor obviar sus temas preferidos de conversación…jajaja. Cual será esa visión crítica y minoritaria de la vida que comparten?? , también habría sido interesante hacer una pequeña referencia a como se conocieron, pero bueno, con respecto a la historia, me agrada saber que no se han cerrado en investigaciones solo de fenómenos ovnis, sino que además se han abierto a otros fenómenos que le podemos llamar fantasmagóricos en primera instancia, pero bueno, habrá que seguir conociendo el relato para saber si es tal, al concluir.. Saludos

Luan dijo...

Hola yo también pensaba que ustedes se dedicaban solo al fenómeno ovni, es bueno saber que tienen la mente abierta para otros fenómenos que son muy difíciles de explicar y de entender.

Bueno, hace tiempo que tengo sueños y presentimientos a los cuales no les había prestado mucha atención, hasta hace mas o menos un año atrás cuando murió mi tía que vivía en Talca.

Cuando ocurrió ese triste suceso, yo no fui a su velorio, pero cuando en el verano fui de visita a la casa donde vivía tuve una mala sensación al entrar a ésta, me empecé a sentir tan mal que apenas podía caminar y mi corazón se aceleró, nunca antes había sentido este malestar. Desde esa vez siento esa sensación pero solo en algunos lugares.

A los sueños tampoco les ponía mucha atención pero algunos si pasaban en la realidad pero no exactamente como los soñaba, los cuales me ponían muy inquieta y tenía que llamar a la persona con que soñaba para saber como estaba. A mi Mamá también le pasa lo mismo pero sus sueños son mas claros que los míos.

Bueno, no sé si mi historia tendrá mucho que ver con lo que cuentas Fabián y estaré esperando como termina la tuya.

Muchos saludos.

susan dijo...

Que excelente introduccion la que hiciste, “…unión perfecta del caos y el orden reflejados en el porvenir que nos consume…” sin duda me sentir identificada en ese pensar, y yo podria decirlo de esta manera “nuestro universo esta destinado a un orden caotico” la famosa ley de la entropía, estamos inmerso en esto sin ser consientes en su totalidad, ahora yo creo que tenemos de factores responsable, el medio que nos rodea, el que nos inluencia por el que somos bombardeados, el predestinado, y uno muy grande nuestras decisiones que tienen consecuencia en nuestro futuro, a este ultimo yo pondría un muy alto porcentaje, somos responsables de nuestro actuar muchas veces cosechamos lo que sembramos y no nos gusta reconocerlo.
(Tu llegada a casa suena como la de un colegial volviendo del colegio, je je je, con lo de la mochila y el delantal) omitirè todo comentario entorno a tu amigo, je je je je, bueno siguiendo en la lectura me bien a la siguiente pregunta, si ustedes se dedican al tema ufologico organizado y todo, y masivamente conocidos de esa forma, como llegan a este tipo de casos? De postergeis o fenómenos paranormales? Pero el relato lo dice, mediante conversaciones, tu amigo conociò a la protagonista en la embajada de EEUU.
En tu relato comentas que Mònica siempre miraba a los ojos, algo te impresiono de eso!, porque la acotaciòn?, la respuesta nuevamente mas abajo, te corresponde el personaje que esta atento a cada detalle que hable lo q no se dice con palabras, la verdad impresa en el todo.
Después de leer este aperitivo literario, porque hay que ver lo bien que escribes, se agradece, quede con gusto a poco atenta al desenlace de la historia que ya promete buena…